¿Cómo podemos evitar el síndrome postvacacional?

A todos nos llega el fatídico momento de regresar de nuestras merecidas vacaciones y volver a la rutina del trabajo.

Para hacer más llevadera la vuelta a la “normalidad” podemos seguir unos sencillos consejos para prevenir el temido síndrome postvacacional. Este síndrome se caracteriza por una sensación de falta de energía, motivación o tristeza que tiene lugar en la vuelta al trabajo, causada por la ruptura del proceso de adaptación o transición entre el tiempo de ocio y descanso y la rutina laboral.

  • No cargarse de tareas el primer día. Nos debemos tomar nuestro tiempo para ponernos al día de todas las tareas pendientes de antes y durante las vacaciones. Podemos marcarnos objetivos para realizar durante la primera semana de incorporación al trabajo.
  • Retomar contacto con amigos y familiares. Retomar este contacto con gente que no hemos visto durante nuestras vacaciones puede ayudar en la adaptación. Podemos organizar actividades de ocio al salir del trabajo.
  • Establecer propósitos de mejora laboral. La vuelta al trabajo puede servir como punto de inflexión para establecer “propósitos” que ayuden a mejorar aquello que no sea de nuestro agrado (jefe, compañeros, actividades y tareas monótonas, etc.).
  • Buena alimentación y deporte. Se debe moderar el consumo de alcohol y cafeína, ya que pueden agravar los síntomas de apatía, depresión y estrés. El deporte hace que se liberen endorfinas, lo que provoca que el estado de ánimo mejore.
  • Hacer los deberes antes de irnos. Así tendremos una vuelta más efectiva y evitaremos molestias durante nuestra ausencia.
  • No cogerse periodos muy largos de vacaciones. Es preferible dividirlos a lo largo del verano para que la vuelta sea más suave teniendo en cuenta el flujo de trabajo y los días libres de los clientes para no encontrarnos sorpresas a la vuelta.
  • Disfrutar al máximo las vacaciones. Aprovechar el tiempo de vacaciones es imprescindible para evitar la frustración de haber desperdiciado nuestros días libres, y para desconectar y volver con las pilas cargadas.
  • Planificar el regreso con tiempo. No se debe volver de vacaciones el día de antes. Es recomendable incorporarse un par de días después de regresar de las vacaciones para poner en orden el hogar, recuperar horario y horas de sueño, etc.

Concebir el retorno al trabajo de forma negativa es un error. Es necesario ver el trabajo como algo positivo y saber que nos podemos ir de vacaciones gracias a que tenemos trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s